Se descubrió que “La Migra” se asoció con la policía local para violar la ley

Una decisión judicial en Nueva Hampshire propinó un duro golpe contra “La Migra” al declarar ilegales los retenes que estableció a 90 millas de la frontera norte.

El tribunal estatal determinó esta semana que la CBP violó la ley al establecer “puntos de control” lejos de la frontera para atrapar a usuarios de Marihuana y que la policía local violó la constitución del estado al trabajar con oficiales de “La Migra” para buscar drogas en los vehículos.




La decisión del juez Thomas Rappa determinó que todas las pruebas de posesión de drogas reunidas es estos puestos de control son inadmisibles, reportó Slate..

Entre agosto y septiembre la CBP puso, dentro del margen de la ley, un retén a 90 millas de Canadá con el proposito aparente de hacer cumplir la ley de inmigración en el que oficiales exigían prueba de ciudadanía a los conductores que pasaban. Sin embargo se descubrio que el verdadero interés de “La Migra” era arrestar a personas que llevaban Marihuana dentro de sus vehículos.

La Corte Suprema EEUU ha determinado que los puestos de control de inmigración son constitucionales en virtud de la Cuarta Enmienda, siempre que su verdadero propósito sea detectar violaciones de inmigración. De igual forma ha dictaminado que los puestos de control diseñados para detectar la actividad de drogas son inconstitucionales.



Como argumentó la demanda de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de New Hampshire “La Migra” le pidió al departamento de policía de Woodstock que participara en su puesto de control. De esta forma la CBP detendría a los conductores y haría que un perro olfateara sus autos. Si el perro “señalaba”, un oficial de CBP registraría el automóvil y de ser encontrada la droga entraba la polícia de Woodstock y presentaba cargos por posesión de drogas.

Bajo la constitución de Nueva Hampshire se prohíbe las búsquedas caninas de vehículos sin una sospecha razonable de actividad delictiva, a diferencia de la Cuarta Enmienda federal, que lo permite . Por lo tanto, al asociarse con CBP, la policía de Woodstock esperaba realizar búsquedas que legalmente no podría realizar por sí misma.



Los retenes de la CBP encontraron cannabis en varias docenas de personas y los fiscales estatales presentaron cargos contra la mayoría de ellos.

En su orden, el juez explicó que debido a que “los demandados en este asunto enfrentan enjuiciamiento en el tribunal estatal por violación de las leyes estatales”, deberían aplicarse las “protecciones constitucionales de la Constitución de New Hampshire”. Luego sostuvo que “la evidencia sería inadmisible si los agentes de la ley lo incautaro si no existía una sospecha razonable y articulable de que alguno de estos acusados ​​estuviera involucrado en actividades delictivas antes de la búsqueda inicial de los perros.”




Por último la sentencia del juez asegura que los agentes de la CBP estaban “al tanto de eso antes de establecer los puntos de control” y es precisamente por eso que sintieron la necesidad de contactar a las agencias estatales y locales para obtener asistencia “. De igual forma Rappa señaló los correos electrónicos intercambiados entre CBP y el departamento de polícia de Woodstock dejan ” evidentemente claro que el propósito principal “de la presencia de la policía que era apoderarse de las drogras con el fin de conseguir enjuiciamiento estatal. “Como tal”, concluyó, “los puntos de control eran inconstitucionales según las leyes estatales y federales”.




Fuente: LaOpinion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *